Cines de Madrid y Barcelona

Madrid y el cine
Panorama filmográfico de cien años de historia

Pascual Cebollada  y  Mary G. Santa Eulalia
 
PRESENTACION
Madrid es la ciudad más literaria en España: el Siglo de Oro es madrileño, nuestro romanticismo es madrileño —oh manes de Larra—, nuestro realismo es madrileño (Galdós), el modernismo español se hace madrileño (Antonio Machado, Valle, Juan Ramón Jiménez), las vanguardias españolas son madrileñas (Ramón y los poetas del 27), etc. Pero Madrid es también la ciudad cinematográfica por excelencia de España. Los expertos consideran que es más cinematográfica que Los Ángeles por su movimiento y por su luz de otoño y primavera. Madrid no sólo ha sido lugar de rodaje y cabeza de la industria cinematográfica casi siempre en desarrollo si no que ella misma se ha convertido en materia fílmica. El poliedrismo de la ciudad ha servido lo mismo para el sainete, las zarzuelas, las verbenas, el cuplé que para la alta comedia y la comedia a secas. De igual modo ha nutrido la imagen de un Madrid alegre y confiado que el Madrid difícil de la guerra civil, del drama y de la crónica negra. El Madrid de Juan de Orduña, Sáenz de Heredia, Nieves Conde, Bardem, Almodóvar, Fernando Fernán-Gómez, Fernando Colomo, el Madrid galdosiano y el Madrid de los marginados de Saura. Arte e industria cinematográfica se han dado la mano en Madrid, en una síntesis compleja, que se ha proyectado al exterior con la oferta de salas, aun hoy después de la reconversión que impuso la llegada del vídeo en los años ochenta. Todos estos aspectos y muchos más se encuentran recogidos y examinados en este volumen, que contiene una aproximación muy exhaustiva a las relaciones de Madrid con el cine, tema que es por sí solo un capítulo esencial en la historia del séptimo arte en España. Un capítulo que estaba por escribir.
Si desea continuar la lectura pulsando el LINK accederá al artículo completo
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Información sobre los cines que hubo en Madrid

Los avances tecnológicos han modificado la forma tradicional de ver cine. Ya no es necesario disfrutarlo en espacios creados expresamente para ello. Ahora se puede disfrutar de una película en cualquier soporte y en cualquier lugar. Por este motivo, estos espacios han sufrido una gran trasformación, cambiando su uso original. Apenas poco más de una decena de aquellas salas siguen proyectando cine, albergando varias en su interior: los multicines. ¿Qué ha sido del resto, de las más de 160 salas que existieron en Madrid?

David Miguel Sánchez Fernández y José Luis Moreno Campos en sus páginas pretenden rescatar esos espacios y evitar que caigan en el olvido. Que podamos recordar que donde hoy, por ejemplo, hay un supermercado, un banco o una agencia de viajes en tiempos hubo un cine.

 

         

Fotografías antes y después del cine Vallehermoso. (Una pequeña sala de barrio) (1944-1977)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La problemática de las salas de cine en Barcelona
o lo que el viento se llevó
 M. Martí Freixas
 
Cada vez que se cierra una sala de cine en Barcelona aparece gente golpeándose dramáticamente el pecho en redes sociales, pulsando teclas entre lágrimas para expresar su más hondo lamento. A nivel emocional reconozco que ayuda, permite cerrar recuerdos personales y sentirse parte de “algo”, de unas experiencias vividas, de una geografía urbana. Desde la perspectiva profesional, no sirve para mucho. Lamentarse cada vez que cierra un cine en nuestra ciudad, sin analizar los porqués y los veloces tiempos que corren, sin preguntarse hacia donde va la exhibición cinematográfica, sin asaltar grupalmente los muros de l’Ajuntament y la Generalitat si es que realmente se pretende exigir algo desde la esfera pública, es humo. Susodicho lamento nostálgico me recuerda a Scarlett O’Hara en su clamor crepuscular, no solo por su actitud sino también por el título de esa película. Gone with the wind. Lo que el viento se llevó.

Si desea continuar la lectura pulsando el LINK accederá al artículo completo

     

     

 

 

 
Top