Cataluña en el cine

Cataluña y su historia, en la pantalla
José María Caparrós Lera
Departamento de Historia Contemporánea Centre d’Investigacions Film-Història
Universidad de Barcelona

Se trata de una amplia panorámica sobre la producción cinematográfica y videográfica barcelonesa, que ha testimoniado la Historia de Cataluña y sus gentes. A modo de travelling histórico, el autor comenta brevemente las películas de ficción y los principales documentales en que Barcelona o los catalanes han sido protagonistas. Con una clasificación cronológica, repasa las tradicionales épocas —Medieval, Moderna y Contemporánea—, para ofrecer un elenco de títulos y autores representativos.

 

Cataluña y su historia, en la pantalla

SUMARIO:
1. INTRODUCCIÓN - 1.1. El cine español nació en Cataluña - 1.2. Los intelectuales y la cultura catalana - 2. ÉPOCAS HISTÓRICAS - 2.1. Medievo - 2.2. Edad Moderna - 2.3. Etapa Contemporánea -  3. HISTORIA LOCAL Y VIDA COTIDIANA - 4. A MODO DE CONCLUSIÓN
 
1. INTRODUCCIÓN
   Un país de tan larga historia y tradición como es Cataluña no ha gozado de excesiva atención por parte de la cinematografía española. La  razón es obvia: no  todos los ciudadanos del Estado español han considerado a nuestra tierra como una nacionalidad, con una lengua y personalidad propias.
   Además, si la endeble industria del cine español está situada eminentemente en Madrid, el habitual centralismo de España tampoco ha tenido demasiado interés por Cataluña. Por eso, hemos sido los mismos catalanes quienes más hemos luchado para el reconocimiento de la indiosincrasia de esta Autonomía.
 
1.1.  El cine español nació en Cataluña
   En primer lugar, me gustaría recordar que la cinematografía española tuvo su origen en un cineasta catalán: Fructuós Gelabert, como prácticamente han reconocido todos los historiadores. Un pionero, que cultivó un cine costumbrista y reflejó con creces la mentalidad catalana. Ahí están para demostrarlo sólo unos  cuantos títulos Riña en un café (1897), el film que inauguró el cine en España; Salida de los trabajadores de La España Industrial (también del año 1897), que recoge la tradición industrial catalana; Dorotea (1898)...; hasta Los guapos de la Vaquería del Parque (1905), cinta cómica, que se mantuvo un mes en cartel, realizada dentro de la corriente de realismo popular.
   Por otro lado, la artesanal industria del cine nacional tuvo sus primerosmomentos de esplendor con una serie de cineastas barceloneses que desarrollaron su arte fílmico por todo el Estado español; como, por ejemplo, Albert Marro y Ricard de Baños, que co-realizaron Don Joan de Serrallonga (1910) y Don Pedro el Cruel (1912); el referido Gelabert, que adaptó las piezas de Àngel Guimerà Terra Baixa (1907) y Maria Rosa (1908), co-dirigida esta última por Joan M. Codina; Adrià Gual, que llevó a la pantalla su propia obra escénica Misteri de Dolor (1914); Magí Murià, que dirigió Alma  torturada (1916); o el mismo Marro que realizó el folletín Barcelona y sus misterios (1916), en ocho jornadas, que en realidad era un trasunto hispano de El Conde de Montecristo o de Los misterios de París, y que constituyó un verdadero acontecimiento.
   Aunque la mayoría de estas películas han desaparecido, la Filmoteca de la Generalitat de Catalunya ha editado un vídeo titulado Films primitius del cinema  català del fons patrimonial de la Filmoteca (1897-1928), que reúne fragmentos de las cintas más significativas.
    Expresamente he dejado en el tintero la que podemos considerar primera película sobre la Historia de Cataluña. Se trata de un documental —hoy desa-parecido—  sobre la Semana Trágica de Barcelona (26 al 31 de julio), realizado por el pionero Josep Gaspar: Los Sucesos de Barcelona (1909),  que recoge en directo aquellos hechos sangrientos y el cual produjo en su día una gran conmoción popular. Este episodio histórico, que testimonia en imágenes uno de los momentos más críticos del período de la Restauración, volvería a la pantalla durante la Transición democrática española, como veremos más adelante.
   Aun así, recogiendo esa tradición documentalista, el cineasta Jordi Feliu resumiría setenta años después la Historia de Cataluña, en una serie de filmes producidos por el Institut del Cinema Català: Imatges i fets dels catalans (Imágenes y hechos de los catalanes, 1978-1979), que explican didácticamente y desde una perspectiva de reivindicción nacionalista los episodios claves de este país: desde su nacimiento en el siglo IX a la Dictadura de Primo de Rivera, tratando asimismo del célebre Corpus de Sangre, de la emigracióna las Américas, de la tradición artesanal e industrial, así como de los años del sindicalismo y de los orígenes del catalanismo político. Son ocho películas, de unos 12 minutos cada una, que también pueden encontrarse en vídeos editados por la Fundació Serveis de Cultura Popular.
   A esta serie siguió un film más ambicioso, que incluso se estrenó en Cinerama. Se trata de Som i serem. Història de la Generalitat de Catalunya (Somos y seremos, 1981-1982), de 100 minutos de duración, que fue editado después en otra seri de ocho vídeos y se hizo un resumen de 21 minutos, preparado para la enseñanza. El director es el mismo Jordi Feliu. En esos años, el president Jordi Pujol y  la coalición nacionalista «Convergència i Unió» (CiU) ya estaban en el poder.
 
1.2.  Los intelectuales y la cultura catalana
 
Si desea continuar la lectura pulsando el LINK accederá al artículo completo

Top